Principios

288

 

Los patrones y latifundistas tienen partidos y movimientos políticos con los que gobiernan desde siempre. Con esos partidos aseguran que sus intereses y sus privilegios como clase social estén resguardados, ya sea votando leyes que les favorecen desde el parlamento o poniendo jueces y fiscales a su medida desde el Poder Judicial. El PT nació como un partido clasista, que defiende exclusivamente los intereses y los derechos de la clase trabajadora, del campesinado pobre y del pueblo; como una alternativa política para los que nunca hemos gobernado.

El PT es un partido revolucionario, socialista, clasista, internacionalista, combativo y que está contra todo tipo de opresión.

Revolucionario

Porque planteamos que el problema de la miseria, el atraso, la ignorancia, el desempleo, el hambre, que nos da cotidianamente el capitalismo, sólo pueden ser solucionados rompiendo la estructura capitalista de la sociedad. Nuestro objetivo no es reformar ni maquillar al capitalismo sino acabarlo como sistema económico, social e ideológico. El capitalismo no tiene nada que ofrecer, más que la destrucción masiva del ser humano y la naturaleza.

Creemos que es necesaria una revolución social realizada por las masas trabajadoras, con los trabajadores industriales como sujeto social, en alianza con el campesinado pobre que posibilite la expropiación de las grandes empresas capitalistas e imperialistas, socializar los medios de producción y abrir el camino para una sociedad socialista.

Socialista

Porque adoptamos el programa histórico de la clase trabajadora, el programa socialista, que pone la economía al servicio del pueblo pobre, nacionalizando la tierra, la industria, los bancos  y el comercio exterior de manera a que la producción y la distribución de las riquezas sean en base a las necesidades del pueblo y no del lucro de unos pocos. Una sociedad donde los que trabajan serán quienes gobiernen sus destinos.

La revolución socialista no es una utopía, como quieren hacernos creer los gobiernos, la educación formal y la prensa de los poderosos. Lo verdaderamente utópico es creer que la humanidad puede tener futuro bajo el capitalismo.

Clasista

Porque entendemos que nuestra sociedad es una sociedad injusta y desigual, dividida en clases sociales, con los patrones y latifundistas de un lado y los obreros y campesinos pobres del otro. Los patrones quieren aumentar el lucro (la plusvalía) que extraen de los trabajadores y éstos quieren aumentar sus salarios y mejorar sus condiciones de vida y trabajo. Los latifundistas quieren enriquecerse concentrando grandes extensiones de tierra para plantar soja  y los campesinos pobres luchan por un pedazo de tierra para trabajar y vivir dignamente. Los burgueses quieren mantener la explotación capitalista, que es la base de su supervivencia como clase; los trabajadores necesitamos destruir la explotación capitalista como condición indispensable para resolver nuestros problemas más básicos.

Tratan de hacernos creer que “todos somos iguales” o que “todos somos ciudadanos” con “igualdad de derechos”. Este es el discurso tradicional de la burguesía para esconder las diferencias de la sociedad de clases dominada por ellos. No somos “todos iguales” ni  “todos ciudadanos.” Hay “ciudadanos” de la burguesía que controlan la sociedad, están por encima de la ley y explotan cotidianamente a los “ciudadanos” trabajadores y campesinos pobres. Desde el PT sostenemos que ambas clases tienen intereses históricos antagónicos e irreconciliables. Lo que es bueno para uno, necesariamente es malo para el otro. Por eso, no pactamos con partidos patronales ni apoyamos gobiernos burgueses.

Defendemos el clasismo como un principio, la independencia de clase, tanto en las luchas de nuestra clase como en las elecciones.

Internacionalista

No sólo nos hemos manifestado, siempre, solidarios con los pueblos que luchan contra la dominación capitalista-imperialista, sino que concebimos que el sistema capitalista-imperialista es mundial y es necesario un proyecto que se le oponga a nivel mundial.

No creemos en el “socialismo en un solo país”. La internacionalización de la producción y de la explotación bajo el capitalismo exige una respuesta internacional. No se puede avanzar hacia el socialismo restringiendo el desarrollo de la economía en las fronteras de un solo país. No existen condiciones para superar el atraso económico de un país como Paraguay sólo con nuestro potencial interno, en la medida en que la producción ya parte de una base mundial. Este fenómeno se ha ampliado aún más con la llamada globalización, que significó un salto en la internacionalización del capital.

Una revolución social solo podrá mantenerse, en la medida en que se extienda al plano internacional, sobre todo en los países avanzados económicamente. Una revolución que quede aislada, estará condenada, tarde o temprano, a la burocratización, la degeneración política y la derrota, como pasó con los estados soviéticos.

Por todo esto, el PT es parte de una internacional revolucionaria, y desde la LIT-CI (Liga Internacional de Trabajadores – Cuarta Internacional) militamos por la reconstrucción de la Cuarta Internacional.

Combativo

El PT se fundó y construyó levantando la bandera de la autoorganización y autodeterminación de la clase trabajadora para que a través de su movilización permanente pueda hacerse realidad el pensamiento de Carlos Marx: “La liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos”.

El PT apoya todas las huelgas, marchas campesinas, ocupaciones de tierra, manifestaciones antiimperialistas, por los DD.HH. y cualquier lucha por los derechos de nuestra clase.

Nuestros militantes y banderas están y han estado en las principales luchas obreras y campesinas de los últimos 25 años. En los gremios de nuestra clase alentamos el permanente y consecuente combate contra el imperialismo, el gobierno de turno, las patronales, los latifundistas y cualquier tipo de burocracia que hable en nombre de los trabajadores al solo efecto de defender sus privilegios o cargos.

En las organizaciones en que participamos o en una lucha concreta, siempre hemos defendido el principio de la autonomía e independencia total frente a los gobiernos, a las iglesias, las ONGs, los partidos políticos y a cualquier ente extraño a nuestra clase. Asimismo, defendemos la más amplia democracia interna dentro de la organización, basada en el respeto a las posiciones minoritarias y la realización periódica de asambleas o congresos.

Para nosotros, sólo la organización y la movilización permanente e independiente de la clase trabajadora podrán abrir el camino hacia la toma del poder político y la revolución socialista.

Contra todo tipo de opresión

Sostenemos que la lucha de los revolucionarios y revolucionarias contra la explotación capitalista debe estar acompañada por la lucha contra la opresión en todas sus expresiones.  

Luchamos con los sectores oprimidos por la conquista de sus derechos y combatimos todo tipo de machismo y actitudes discriminatorias de cualquier índole. Son las mujeres, los negros, los homosexuales, los indígenas, los más explotados por este sistema y por lo tanto nuestro partido pretende construirse con estos sectores y en sus luchas.

Vení a construir esta herramienta con nosotros!

 

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here