Paraguay mudó su representación diplomática desde Tel Aviv y así se convirtió en el segundo país latinoamericano después de Guatemala en trasladar su Embajada a Jerusalén, y el tercero del mundo tras Estados Unidos, concretando esta movida con un viaje de Cartes el 21 de mayo pasado para participar del traslado de la sede diplomática paraguaya.

 

Trump acordó el pasado 6 de diciembre reconocer Jerusalén como capital de Israel son dos ya los que han seguido sus pasos, entre ellos el servil y narcogobierno paraguayo. El reconocimiento de esta nueva Capital, representa una verdadera afrenta a la lucha del pueblo palestino para la recuperacion de sus tierras y el quiebre del tibio consenso internacional que dividía Jerusalén. Al declarar Jerusalén como capital de Israel se cierra un círculo, pues la parte oriental fue ocupada por Israel durante la Guerra de los Seis Días de 1967 y anexionada en 1980, en una decisión no reconocida por la comunidad internacional

 

El consenso, que se mantuvo durante décadas, se quebró a partir de la decisión de Trump. Honduras es otro país que también está dando pasos para el traslado. República Checa, finalmente optó por abrir un consulado honorario en Jeruslén.

 

Apenas 33 de los 86 países que reconocen el Estado de Israel y mantienen representación diplomática en la Palestina ocupada comparecerán a la inauguración de la nueva embajada americana en Jerusalén. Esto demuestra el aislamiento de la decisión americana.

 

El vergonzoso voto del Estado Paraguayo fue decisivo para crear el Estado sionista de Israel.

 

El 29 de Noviembre de 1947 Paraguay votó en NN.UU. a favor de la creación del Estado de Israel en suelo palestino, dándose lugar así al establecimiento de dos Estados, uno judío y otro árabe en el territorio del entonces mandato Británico para Palestina. A partir de esta resolución, se inició el proceso que culminó con la proclamación del Estado de Israel, un 14 de mayo de 1948.

70 años de genocidio al pueblo palestino

 

El 15 de mayo pasado el pueblo palestino salió a protestar y a repudiar nuevamente -en la franja de Gaza- 70 años de la Nakba (catástrofe o tragedia). Las tropas sionistas reprimieron salvajemente asesinando a 55 palestinos e hiriendo a unas 2700 personas en el marco del un ‎sinfín de crímenes contra los palestinos.

 

La creación artificial del Estado de Israel conllevó una planeada limpieza étnica, hasta la fecha ya fueron expulsados más de 800.000 habitantes palestinos de sus tierras –el equivalente a 2/3 de la población– y destruidas más de 500 aldeas. El movimiento sionista, que visaba la creación de un Estado judío homogéneo en Palestina, a través de la colonización, en alianza con el imperialismo británico. En 1967, avanzo hacia el resto de Palestina (22% del territorio), para ocupar militarmente Cisjordania, Gaza y Jerusalén Oriental.

 

Los Acuerdos de Oslo firmados entre el Estado de Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en 1993, intermediados por los EE.UU, son llamados con razón por muchos palestinos como la segunda Nakba: la colonización de tierras se aceleró, ahora con la colaboración de la Autoridad Palestina, creada como resultado de los acuerdos y con cooperación de seguridad de Israel. Se hizo más fácil para el sionismo colonizar las tierras palestinas con un capataz para reprimir la resistencia.

 

 

El estado paraguayo sigue legitimando el genocidio

 

Nuestro país ha sido cómplice histórico junto a otros gobiernos con el apartheid y la colonización sionistas. Desde el inicio del gobierno de Cartes –cuya seguridad garantiza la Mossad y con turbios relacionamientos con referentes israelitas- ha sido un lacayo del Estado genocida de Israel, abriendo las puertas del país a los inversores sionistas. Sin ir más lejos el propio Cartes fue en febrero hasta Israel a invitar a usar y abusar del Paraguay. Entre los negocios con los sionistas se destaca el proyectado con el judío-venezolano Simon Falic, quien junto con Darío Messer pretendían abrir en la sede de la ANNP en CDE un Hotel-Casino en el marco de las operaciones de lavado de dinero por la que ahora son investigados en el marco del Lavajato. El negociado estaba valuado en unos US$ 185 millones.

 

Desde el PT repudiamos enérgicamente el servilismo rastrero de Cartes y al Congreso, que ratificó su decisión, al imperialismo norteamericano y al régimen sionista israelí, nos solidarizamos con el heróico pueblo palestino y bregamos por el legítimo derecho del retorno a sus tierras de los 5 millones de refugiados que viven en campos en los países árabes y de los millares en la diáspora, que, solamente puede ser asegurado con un Estado único palestino, laico, libre y democrático.

 

¡No al traslado de la embajada Paraguaya a Jerusalén!

 

¡Abajo el Estado sionista de Israel!

 

¡Por una palestina única, libre, democrática, laica y no racista!

 

                                                              

                                                                                                                             Comité Ejecutivo del PT

Compartir