Las candidaturas de la ANR y PLRA-FG representa la disputa de quién va gobernar para los intereses de los capitalistas y su entorno.

No sólo resulta falsa la polarización que se instala entre ambas opciones como antagónicas, cuando en realidad ambas propuestas no representan en absoluto los intereses del pueblo y porque lejos de preocuparse por la solución de los graves problemas sociales lo irán profundizando.

El sistema es “democrático” únicamente en función a darnos la posibilidad de elegir el verdugo que administrará el Estado el próximo periodo.

El Voto Nulo representará un voto de rechazo a todos proyectos que pugnarán por el poder y al mismo tiempo se convertirá en una expresión política de protesta a través de la cual se canalizará el hartazgo, la rabia contenida y el odio hacia los gobernantes y políticos de la clase social dominante.

El Voto Nulo representará el rechazo a la pobreza, al desempleo, a los bajos salarios, a la corrupción, a la impunidad estatal, a las violaciones de los derechos humanos, a las violaciones de los derechos laborales, a la falta de libertad sindical y a la manipulación política de la justicia.

El voto nulo expresará la protesta contra el aumento de la deuda externa del cual se beneficia un reducido grupo mafioso enquistado en el poder y por el cual somos condenados no solamente nosotros/as, sino futuras generaciones que seguirán cargando con el lastre de pagar una deuda espuria.

El voto nulo significará también el rechazo a la política económica al servicio de las grandes corporaciones internacionales que vienen expoliando nuestra economía empobreciendo cada vez más a nuestro pueblo.

El voto nulo será el rechazo a la política de entrega del patrimonio nacional para la privatización, la precarización del empleo, la desigualdad tributaria, es decir la política del usen y abusen que continuará cualquiera sea el candidato electo.

Hagamos campaña por el Voto Nulo

El voto nulo, es un BASTA YA,  de nuestra parte, decir que estamos hartos de tanto engaño y postergación de nuestras necesidades.

Consideramos que todas las organizaciones de la clase trabajadora del campo y la ciudad, los sindicatos, las organizaciones sociales, comisiones vecinales a discutir y analizar críticamente las ofertas electorales que se nos presenta. Mirarlos desde nuestros intereses de clase, desde nuestras necesidades, desde las experiencias que ya hemos tenido cuando tuvieron el poder.

Ante ese análisis creemos que no debemos quedarnos pasivos, o otra vez votar por el mal menor, sino que debemos elevar nuestra voz diciendo ya no nos engañan, el voto nulo, es voto protesta, voto que da un mensaje claro que ya no vamos a postergar nuestras reivindicaciones, ya no acudimos hipnotizados que nos bajaran de las nubes un Nuevo Paraguay, que ya no esperamos los primero 100 días, que se nos acabo la paciencia.

El voto nulo no es una actitud testimonial ni de pasividad, es la manifestación de protestas que la llevaremos en las calles y que la expresamos como antesala en las urnas.

A partir de rechazar y protestar contra la farsa de estas elecciones, también tenemos que construir lo que realmente necesitamos, una herramienta política que represente nuestros intereses.

Lo que el Paraguay necesita, es un cambio de raíz.

Paraguay necesita que los recursos del estado estén al servicio del pueblo trabajador del campo y la ciudad, y no a favor de los capitalistas. Es decir Paraguay necesita ser socialista.

Lo que el socialismo concibe y defiende es todos los recursos naturales y todos los medios de producción sean administrados por y para la clase trabajadora, con el fin de lograr una organización de la sociedad en la cual exista una igualdad política, social y económica de todas las personas.

Sin ruptura con el modelo capitalista la clase trabajadora no puede soñar con mejores días.

El empleo digno, la vivienda, la educación, la igualdad de la mujer, la salud son falsas promesas en el sistema capitalista.

Somos conscientes que estas medidas no vienen como un regalo de arriba. Para eso es necesario la organización de potentes sindicatos que aglutinen a hombre, mujeres y jóvenes, centrales sin burócratas, organizaciones de sin tierra y campesinos empobrecidos.

Por ello es urgente luchar por libertad sindical, reposición de dirigentes sindicales despedidos, construir una profunda democracia obrera en las organizaciones de la clase y la lucha sin cuartel por consignas transicionales como reajustes salariales, 6 horas laborales para la disminución del desempleo.

Este programa se construye en las luchas, en las calles y fortaleciendo una herramienta política clasista, combativa y socialista.

Compartir