El 18 de Marzo de 1971, artesanos y comunistas, trabajadores y anarquistas, tomaron por la fuerza la ciudad de Paris y establecieron la Comuna de Paris. Inspirados en los principios revolucionarios de la Primera Internacional y otras organizaciones formaron el primer gobierno  verdaderamente democrático en la historia de la ciudad y de Francia.          

Antecedentes

La Comuna de Paris fue formada en parte como respuesta al armisticio firmado entre la Tercera República de Francia y los Prusianos, que habían sitiado la ciudad de Paris desde septiembre de 1870 hasta enero de 1871. El sitio llego a su fin con la rendición del ejército francés y la firma de un armisticio que terminaba con la lucha de la guerra Franco-Prusiana.    

En este momento de la historia, Paris tenía una considerable población de clase obrera -500.000 obreros  industriales y otros cientos de miles- que representaban cerca del 25% de la población y eran oprimidos económica y políticamente por el gobierno de turno y el sistema capitalista de producción, sumando a esto las dificultades económicas provocadas por la Guerra. 

Muchos de estos trabajadores pertenecían a la Guardia Nacional, un ejército de voluntarios que protegió a la ciudad durante el sitio que temía la reconstitución de una Monarquía. Cuando la Comuna empezó a tomar forma, proveyó apoyo militar contra el ejército Nacional y el gobierno existente, peleando y ganando el control de edificios gubernamentales y armamento de Paris.    

La Comuna de Paris – Dos meses de gobierno socialista

Luego de que la Guardia Nacional tomó control de puntos estratégicos de la ciudad en Marzo de 1871, la Comuna comenzó a tomar forma  mientras se organizaban elecciones para concejales que gobernarían la ciudad en nombre de la gente. Sesenta concejales fueron electos entre ellos trabajadores, oficinistas, periodistas e intelectuales.          

El consejo determinó que la Comuna no tendría un  líder específico con más poder que el resto y que funcionarían democráticamente por consenso.
Abolieron la pena de muerte y el reclutamiento military obligatorio.
Prohibieron los turnos nocturnos en las panaderías, concedieron pensiones a las familias de los muertos en la defensa de la Comuna y anularon los intereses de las deudas.  

Poniendo los derechos de los trabajadores antes que los de los propietarios, los trabajadores podían tomar el control de los negocios si eran abandonados por su dueño, y estaba prohibido multar a los trabajadores como castigo disciplinario.

La Comuna se estableció la separación de la iglesia y el estado, decretando que la religión debía estar fuera del sistema educativo y que las propiedades de la iglesia debían convertirse en propiedad pública. Abogaron también por la institución de otras comunas en Francia, acción que llevó a otras comunas en Lyon, Saint-Etienne y Marsella.            

Una experiencia socialista de corta duración      

La existencia de la Comuna de Paris fue corta debido a los ataques del ejercito Frances en nombre de la Tercera República y con permiso del imperio Prusiano. El 21 de enero de 1871, el ejercito invadió la ciudad y asesinó a decenas de miles de Parisinos, incluyendo niños, en nombre de la reconquista de la ciudad. Aunque hubo resistencia, el 28 de mayo el ejército derrotó a la Guardia Nacional y la Comuna dejó de existir.
Miles de los prisioneros fueron ejecutados, y aquellos asesinados durante la “semana sangrienta” fueron enterrados en tumbas sin nombre por toda la ciudad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here